Eliminación del gotelé

Aunque el uso del gotelé está en decadencia, esta técnica sigue siendo el acabado de referencia entre las empresas promotoras, ya que la función del gotelé es la de disimular los defectos de ejecución. Un gotelé más grueso suele ser indicativo de calidades de construcción inferiores.

Si queremos eliminar el gotelé sin necesidad de retirar el material, existen pastas que lo cubren. Este proceso es largo, ya que se necesita de varias manos, y sólo es efectivo en gotelés de grano medio o fino. En el caso de que la pared sea de ladrillo y esté pintada con pintura al temple, se puede rascar con una espátula previamente humedecida. Si la pintura es plástica, el proceso de rascado es más laborioso,por lo que la mejor opción es decantarse por un decapante.

Debemos de tener en cuenta que con la eliminación del gotelé normalmente saldrán defectos de ejecución originales en la pared, así que probablemente se necesite repasar la superficie y repararla. Por último otra opción es revestir directamente la pared para hacer la superficie lisa y plana. Este procedimiento es más costoso y disminuye el espacio en un par de centímetros, lo positivo es que ganas en insonorización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies